Historias de perros callejeros.

17:08:00



Soy una dog lover de toro y lomo hace ya mucho tiempo, y quizás desde chica sin saber exactamente lo que significaba, pero nunca en realidad he tenido mi propio perro debido a falta de espacio en mi casa y porque en realidad mis papás no querían mas desorden en la casa, los comprendo.

Pero cada vez que veo un perrito callejero (como el de la foto, hace como un año más o menos vi a este perrito en un parque) se me rompe el corazón, el alma y me siento el peor ser humano por no poder hacer nada por ellos, como llevarlos a mi casa abrigarlo y darles amor :( Y en realidad es en una problemática que lleva años en mi corazón y mente. Aunque agradezco a las muchas fundaciones y/o protectoras de animales y también páginas de Facebook que se preocupa por la mayoría de los casos, aunque nunca se pueda cubrir el 100% de ellos algo es algo :)!

Les contaré dos historias muy cercanas que hemos tenido como familia con los perros en situación de calle.

Hace unos años atrás, aprox. 3 años llegó una hermosa perrita negra a nuestro pasaje buscando comida, como somos corazón de abuelita con estos temas le empezamos a dar comida, y pucha que nos encariñamos, especialmente mi hermano. Como dije, por temas de espacio no la podíamos tener en nuestra casa, pero parecía que se estaba quedando en alguna otra casa porque había días en que no aparecía, o al menos eso supusimos 
nosotros.



La perrita a la cual llamábamos "Negra" estuvo con nosotros como cerca de un año. Si bien estaba bastante bien cuidada, y era cariñosa con nosotros, era bastante desconfiada con el resto de la gente, y bastante tímida también. Lamentablemente, de un día para otro dejó de venir a vernos y nunca supimos qué le pasó, nunca más la vimos rondando siquiera por los alrededores de nuestra casa y/o pasaje :(

Luego de un largo tiempo como que no tuvimos ningún otro perrito callejero que alimentar hasta que llegó el Boby, quizás lo habrán visto en mi Instagram o Snapchat últimamente :)




El boby en realidad llegó por una "fea" casualidad a nuestras vidas, quedó abandonado luego de que su dueño decidiera irse a vivir a otra ciudad y dejarlo aquí a dos horas de distancia. En fin, como era conocido nuestro su dueño, el Boby comenzó a venir a nuestra casa algún tiempo después de lo sucedido. Estaba casi en los huesos ya que no tenía de donde comer o tomar agua, y además desconfiaba un montón de las personas, nos tomó un largo tiempo lograr acercarnos a él sin que nos ladrara aunque fuera para darle comida.




Comenzó a quedarse por las noches a dormir, aunque en realidad dormía más en las mañanas ya que en las noches se dedicaba andar de aquí para allá en nuestra población, de los cual sufrió grandes consecuencias, llegó lastimado un montón de veces, con pelones en su piel, apenas caminando. Nosotros como podíamos le curábamos las heridas, y le dábamos comida y se dedicaba a dormir. Pero lo que me daba más pena y amor al mismo tiempo era su amor incondicional, lo mucho que demostraba que a pesar de todo era súper feliz, nos seguía a todos lados, a mi trabajo, a el trabajo de mis papás, al supermercado, a todos lados.



Un día en sus andanzas sucedió una tragedia bastante horrible, no sabemos como ni quién fue (si un perro o una persona) le sacó un testículo. Algo parecido al acontecimiento de la Marcha realizada aquí en Copiapó donde un perro perdió ambos testículos a causa de que fue golpeado debido a estar en una pelea de perros. 

Volviendo al Boby, fue una experiencia bastante horrible. Llegó sangrando a nuestra casa, no ladraba ni saltaba como de costumbre y fue el punto donde decidimos hacernos realmente cargo y llevarlo al veterinario. Por lo menos hoy la historia es otra y es mucho más feliz.

El boby se está recuperando o mejor dicho ya está recuperado de su accidente, y está a cargo de un grupo de niños que actualmente vive en la casa donde el dueño del Boby solía vivir. Está feliz, gordito y lleno de amor, nosotros vamos a verlo cada casi todos los días a dejarle comida de nuestra casa, y como ya les conté le dimos su primer baño! Está más regaloneado que nunca y realmente estoy muy feliz por él.


¿Han adoptado perros/gatos callejeros?

Fernanda.

You Might Also Like

7 comentarios

  1. Hola Fer! aunque soy una catlover de corazón también adoro a los perros, de hecho desde que tengo memoria en tenido uno, porque me encanta, aunque he tenido pocos porque me duran muchos años, como mi Pancha, ahora tenemos a Gufy en nuestra casa,mi viejito rubio como le digo yo y bueno, te entiendo me pasa lo mismo cuando veo un perro en la calle, se me parte el corazón no poder llevarlo conmigo pero aveces simplemente no se puede o no depende de nosotras :( y tus historias muy tristes, sobre todo la de boby, pero lo importante es que ahora esta bien y en un hogar en donde lo aman, y jamas entenderé a la gente que abandona a sus mascotas, en serio ¿como pueden? pero bueno, hay de todo en este mundo, me despido, un abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Hola!!!! amo a los perros!!! también me parte el alma ver perritos abandonados o en la calle buscando comida, lastimados...terrible la gente que los abandona y encima que exista gente capaz de lastimarlos. Hermoso el gesto tuyo de alimentarlos y darles amor! Que suerte que boby consiguió hogar y cariño :) una historia con final feliz!! Besos!!!!

    ResponderEliminar
  3. Ay que linda tú entrada*-* yo he tenido muchos adoptados en mi casa, y de hecho soy súper crítica de la gente que compra animales, principalmente perros y gatos.
    Saludos y te sigo(:

    ResponderEliminar
  4. Hola, que adorable entrada y tu mascota de lo mas tierno!
    Me gusto la entrada!
    Me haria muy feliz que te pasaras por mi ultima entrada:¿COMO AMAR MI CUERPO?
    Saludos *.*

    ResponderEliminar
  5. Me emocionan tanto estas historias, como que se me aprieta el corazón y realmente me llega a esa fibrita mas sensible. Encuentro hermoso que tu y tu familia se hayan hecho cargo de dos perritos que quizás no los eligieron pero ellos sí a ustedes, y llevarlo al vet, mi corazón nooo T_T de verdad te admiro demasiado, me voy antes que termine llorando a moco tendido :')
    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Qué bien que la historia de Boby tenga un final feliz. Por suerte donde yo vivo no hay ningún perro callejero, me atrevería a decir que nunca he visto uno, pero tengo clarísimo que cuando me independice (tampoco me dejan meter perros en el piso) no compraré un perro sino que lo adoptaré... y lo mismo con un gato! (:

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  7. Como tú no tengo perros o gatos porque mis padres no quieren y que no tenemos el espacio suficiente en nuestro casa. Y como tú, ver un animal callejero me rompe el corazón.

    Un día, cuando era muy pequeña, un pequeño gato me ha seguido en la calle. Pero no he podido tomar él porque mis padres no quieren...

    ¡Sé que, un día, cuando viviré sola, tomaré un gato o un perro de una fundación!

    (Lo siento para mis faltas, soy Francesa).

    ResponderEliminar

Like us on Facebook

Flickr Images