Personal: Relaciones a larga distancia.

1:08:00

Hello!



Gente del internet a la cual tengo totalmente abandonada, no tengo excusa realmente. He tenido muchas cosas que hacer (maldita mudanza) y bueno poca motivación e inspiración de la pachamama. Pero luego en un momento de ocio (muy largo) recordé este tema, que había pensado hace como dos semanas, pero nunca escribí hasta hoy.
Les advierto que será extremadamente personal, y si no tienen ánimos de saber mi vida personal, bueno déjelo para más tarde. Siempre puede ser útil algo tan nena como esto.

Bueno, este tema me toca la fibra sensible de este año, ya que por primera vez de forma totalmente seria, adulta y responsable como toda persona de 18 años estaba comprometida en una relación a larga distancia. Me explico, como ya he dicho me vine a vivir a La Serena, a estudiar a la universidad, y todo sabemos que eso implica alejarse de todo lo conocido para saludar a lo desconocido y tener que convivir con lo desconocido. La cosa es que irse implica muchas cosas, y entre ellas estaba que haría con mi relación.

Recuerdo que mientras más se acercaba fin de año todos me preguntaban, a mí y a él, que haríamos, porque yo les había dejado claro a mis cercanos que solo quería irme de Copiapó (por razones estúpidas pero bueno) y empezar prácticamente de cero, entonces venía la pregunta típica de: ¿Y entonces que vas hacer con tu pololo? Y sinceramente me molestaba bastante esa pregunta, porque soy una persona bastante reservada y bueno no me gustaba que lo trataran como un objeto, porque para mí no lo era. A él también le hacían esa pregunta, y ahí estábamos los dos, sin ninguna respuesta clara.

Yo creo que ambos se nos pasó por la mente que eramos (somos) muy chicos para tomar una determinación así, que el miedo estaba presente y que realmente era una decisión que no se podía tomar a la ligera porque si bien no llevábamos tanto realmente nos habíamos conectado de alguna forma y el cariño no se va de un día para otro.
Honestamente evitamos responder a esas preguntas constantes de ¿Y que van hacer? ¿Van a terminar? ¿Van a seguir? porque no lo habíamos hablado claramente, cada vez que lo mencionábamos era ver un signo de interrogación en nuestra cara y solo hacer como que aún faltaba mucho tiempo. Lo que creo que igual nos afecto a no tomar una decisión pronto, era que todos de alguna forma opinaban, y nunca nos preguntaban a nosotros que queríamos, simplemente hacían suposiciones y por lo menos a mi me pasó que hasta el último momento no supe que quería. Todos con su típico "Felices los cuatro" nos hacían solo más inseguros de lo que realmente queríamos. 

Creo que hasta unos días antes de tomar el bus a Serena nunca lo hablamos, a mi me daba una pena pensar en dejarlo, y él simplemente me miraba y me decía que pensaba lo mismo. Nos quedamos con eso, y decidimos al final tener una relación a "distancia" considerando que Copiapó y Serena no quedan tan lejos, igual 5 horas para vernos solo los feriados harían complicada la cosa. Y así fue, admito que el primer mes fue difícil en todo sentido, y que mi poca disposición a los cambios estaba afectando la relación. Gracias al cielo por tener un pololo tan comprensivo como él, pudimos salir adelante ajaj

Lo que sí, que algunas personas nos han dicho es que nuestra relación no fue completamente a distancia, ya que yo estuve tres meses allá,  y como que en ese momento la distancia física se dispersó, pero creo que nadie nunca lo vio de otra forma, y me incluyo hasta que me tocó vivirlo. Para el aluvión él se fue a Serena por dos meses a vivir prácticamente, pero la distancia ya nos había afectado de tal forma que volver a vernos tan seguido nos estaba afectando, estúpido pero cierto, además de que ya no estábamos en la misma etapa liceana, también nos afectó. Luego para la toma de mi u, pasó casi lo mismo, aunque con la diferencia que no nos veíamos todos los días, pero las veces que nos veíamos eran  una mezcla de dulzura y un poco de peleas (de mi parte sí) porque pasaba lo mismo, no estábamos en la misma etapa, él no me entendía a mí (eso pensaba yo) y yo tan terca no quería entenderlo a él.  Así que igualmente aunque fuera poco tiempo y poca distancia nuestra relación se vio afectada, y creo que ese es un efecto que los pocos que sobreviven a este tipo de experimento lo sabrán.
 
No estar en la misma etapa, o no estar estudiando lo mismo,o no estar en las mismas condiciones económicas, sociales lo que sea, afecta, porque uno se ve vulnerable estando lejos y solo...  aunque técnicamente no estás solo porque estás comprometido con otra persona, pero como animal de costumbre definimos nuestra relación por el hecho de estar muy cerca de esa persona deseada. Al fin, todo afecta una relación a distancia, no estar juntos aunque sea un par de veces a la semana, no poder celebrar los cumple mes, no poder ver películas juntos, no poder darse un simple abrazos, te afecta de una manera que no te das cuenta hasta cuando estas llorando. Y que decir de las peleas! Hasta por la más mínima estupidez arde troya (en mi caso, siempre soy yo la que pelea sola jaja, él es puro amor y paz)

Hay cosas buenas igual de estar en una relación a larga distancia, que me fueron mencionadas por mi pololo y que me gustaría destacar. Aprendimos a querernos pero a respetar nuestro espacio, estando en diferentes ciudades y con diferentes situaciones estudiantiles, aprendimos a que nuestro tiempo junto era igual de valioso que nuestros tiempos para estar solo, al final aprendes a ser uno dentro de una relación. Aprendes a confiar, sin confianza yo creo que nada hubiese funcionado, aparte de tener que ser bastante honestos, y que en realidad son consideradas bases esenciales de una relación pero que no ponemos a prueba hasta estos momentos.
 En mi situación no creo haberlo podido lograr sin él, a la distancia tuve un apoyo que no hubiera encontrado en otra parte para los momentos tan difíciles que tuve.

Ah y también esta es como la gran prueba para las relaciones de liceo (como nosotros! jaja), porque como dejamos de vernos 24/7 tuvimos que aprender de nuevo todo prácticamente, los 6 primeros meses se los llevo el viento y los 6 segundos meses fueron los verdaderos, los que determinaban que pasaría con nosotros de marzo hasta mediados de año que cuando nos vimos por más tiempo que dos días. Por lo menos pasamos la prueba :)


Además que cada vez que podíamos vernos valía la pena totalmente todo lo que habíamos pasado, porque sólo nos hizo más fuerte :)

Creo que eso sería todo lo que tengo que decir al respecto, si tienen más consejos, tips, experiencias, dejen un comentario :)

Me gustaría decir que le dedico esta entrada a mi pololo, por soportarme aún en mis peores días a la distancia, me hacías sentir en casa, y bueno eso jaja, todo lo demás es cursi y nena y se lo debo decir a él, y ya lo he hecho en realidad.

Gracias a todos por leer!
Saludos, Fer.









You Might Also Like

0 comentarios

Like us on Facebook

Flickr Images