Personal: Adiós 18!

23:28:00

Hello!




Siento que he desaparecido de estos lados, porque dejé como varias entradas listas (como 2 no más jaj) y las subía y volvía a mi estado zombie de estos últimos días. La inspiración y alegría no ha estado de mi lado estos días. Fueron días bastante "yetas", excepto que por fin me saqué un azul en álgebra  y ahí mi mundo mejoró un poco. 
Esta semana que pasó también estuve resfriada y dormía muy mal, de hecho hubo un día en que fui al centro sola y buscando, caminando un local el cual olvide su dirección, iba pestañeando apenas hasta que alguien me paró para hablarme, y yo hablaba, pero no reaccioné hasta como la mitad de lo que iba hablando de que era un desconocido y que me estaba pidiendo plata, y fue como que salté y me alejé y el tipo se dio cuenta, pero nada pasó, solo que ahí me di cuenta de lo zombie que había estado todo el día, y todos los días anteriores en realidad. En todo caso el tipo como que se asustó de mi reacción y se fue jaja.
Ya me siento mejor hoy, menos tos, menos estado zombie, pero más estrés. Ha llegado por fin la última prueba del semestre ...Wish me luck.  Ayer y hoy he estado estudiando todo el día, y aunque no me gusta estudiar de día, he tenido que hacerlo :( soy un ave nocturna! jaja

Y como dice el título hoy he decidido darle una especie de adiós a mis 18 años.

En Chile cumplir 18 es como, lo mejor que te puede pasar en la vida, o algo sí. Como que todo lo que hacías ilegalmente con 15-16 años ahora eres un adulto responsable que puede hacerlo. Pero también trae muchas más cosas que diversión, trae la responsabilidad de elegir una carrera, una universidad, y rogarle al universo que todo resulte bien. 
Además de que como eres un adulto puedes trabajar, y digamoslo, trabajar es horrible.
Estos típicos trabajos que le dan a alguien quien nunca ha trabajado en su vida! En un local de comida rápida, haciendo miles de hamburguesas, papas fritas, lavando platos y después ya no quieres comer nada y solo quieres vivir con servicio de plástico, o trabajar en una tienda de ropa, ordenando los miles de millones de montones de ropa, colgadores, cajas, etiquetar, subir y bajar escaleras todo el día. Mal, para alguien que a penas mueve su trasero en su casa.

Mis 18 años comenzaron algo así, aún estaba en el liceo y bueno la vida era hermosa (aún lo es, pero solo a veces) tenía que dar la maldita PSU y elegir que haría de mi vida el año siguiente. Sinceramente, nunca tuve claro lo que quería estudiar, siempre me gustaba un poco de todo, por eso me gustaba tanto el liceo, podías aprender un poquito de todo. Al final pensé que sin las matemáticas mi vida sería aburrida así que iría por una ingeniería, y así fue, me licencié bien matea con el primer lugar y blabla, di la PSU, no me fue como todos esperaban pero a mi me bastaba con entrar a la universidad. La cosa es que, nunca había pensando tampoco donde estudiar, tenía mis opciones pero la decisión de irse de la casa no la toma uno solo. Siempre he dicho (después de ya haberme venido) que tomé todas estas decisiones con las que estoy viviendo, muy a la ligera. Demasiado diría yo. Pero eso fue lo aprendí por lo menos.

Así que en marzo hice mis maletas, y me vine a Serena. No diría que fue una de las peores decisiones que tome a mis 18 años, pero me enseño bastante.
Vivir "solo" o lejos de tu familia, cuesta. Por mucho que uno se crea super independiente porque sale sin pedir permiso y se consiguió un trabajo de verano, y bueno tenía plata para comprarse lo que quería, vivir solo para irse a la universidad, es una de esas cosas que te marcan. Porqué lo digo, mis pequeños lectores, vivir solo implica tener que levantar tu trasero de la cama todos los días tu solo porque ya nadie va a venir a decirte que tienes que despertar para ir a clases, nadie te tiene listo el almuerzo para que lo lleves, nadie te hace nada, eres tú y tu soledad. Aunque en mi caso no estaba 100% sola, porque estoy en casa de familiares y tengo comodidades que admito que alguien en una pensión, pieza, lo que sea no tendría, pero aún así la soledad me atacó.

Había vivido una sola vez lejos de mi casa y mi familia, y fue cuando me fui de intercambio, pero siento que no se compara con la universidad. Un intercambio son vacaciones pagadas en otros país, la universidad es tu futuro, igual de caros, pero una es peor que la otra, así que nunca entendí porque estar sola en Serena me afectó tanto como lo hizo a principio de año... Pero creo que fue porque en el fondo sabía que había tomado una decisión de la que no fui consciente hasta que estaba ahí, sola sin amigos, sin mi pololo, con mis papás y hermanos lejos... Sin otro lugar a donde ir que mi pieza. La rutina se volvió el peor enemigo, y además no me estaba yendo como esperaba.

 Y así fue como más o menos la mitad de mis 18 años se fueron... mi mamá venía bastante seguido a verme porque se preocupó de que me podía estar dando una depresión o que se yo, y luego mi pololo se vino a quedar unos meses debido al aluvión. Creo que sin ellos, y la Lidia (Lidia tkm) mis días hubieran sido estado zombie. Basta decir que ni siquiera intenté seguir socializando con mis compañeros, me basta con un hola y sería... Creo que eso alguna vez me gustaría haberlo cambiado, pero nunca lo hice.
Pasaron los meses y para mí todo seguía igual, aunque ya me daba lo mismo, tenía mi plan de irme el otro año, hasta que llegó la toma/paro y movilizaciones, pesqué el primer bus y me fui a Copiapó. Estuve 3 meses allá, y aunque obviamente hubo algunos dramas menores, todo fue perfecto. Ahí es cuando uno se siente estúpida porque, te están restregando en tu cara que tomaste una mala decisión.

Luego volví, y aquí estoy, con una decisión tomada, al fin.
Me voy, adiós Serena. Hola Copiapó.


Aunque esta decisión la tomé hace tiempo, esta semana por fin se hará realidad, y aquí es cuando me pegué el cacho de lo que aprendí y que de alguna forma tenía que cerrar el ciclo.
Siento que será irónico si digo que extrañaré un poco Serena, porque no ha sido de mis mejores épocas, pero al final me quedo con lo bueno, que fue que aprendí a tomar mejores decisiones. Tengo 18 años aún, pero fueron unos 18 años difíciles. Aprendí por las malas, cosas que quizás no me esperaba, como a soportar cambios, cambios que no tienen nada que ver contigo, que a veces hay situaciones fuera de tu alcance y que nada puedes hacer, que aunque te caigas mil veces, te para mil veces más, que al final siempre hay gente que no te esperas que esté ahí, que de lo peor hay que ver lo mejor, aunque cuesta. Me ha costado siempre, pero en estas ocasiones no me quedaba más.

Además siempre pensé que me gustaba estar sola, pero era porque nunca lo había estado 100%, y aunque la soledad me derrumbó como quiso, tuve que pedirle ayuda para levantarme y aprender a estar de pie de nuevo.

Sé que todo suena bastante exagerado, y que me gustaría decir que no todas las experiencias de vivir fuera de la casa son así, cuando me fui de intercambio no me paso nada de esto jaja, pero va en cada uno, yo solo admito que mis decisiones no fueron las correctas, pero al menos sé no me quedé con las ganas de pensar que hubiese pasado si me hubiera ido a otro lado. Quizás Serena no era mi lugar, quizás no es el tiempo para mi en la Universidad, quizás no estaba lo suficientemente segura de lo que quería o quizás sí, pero no lo pude ver hasta ahora. He llorado en esta ciudad, he reído, tengo recuerdos, que es lo más importante para mí, y tengo experiencia que me ayudará...

Tengo una maravillosa familia en Copiapó, (y otros lugares) que me dieron sus abrazos a la distancia, me escucharon, me quisieron y me siguen querido a pesar de mis errores. Me apoyaron hasta el último momento y aun lo hacen... Y aquí es cuando uno aprende en quienes valen y quienes no.


Adiós 18 años, adiós vida serenense, adiós terremoto y temblores jajaj, adiós miedo y soledad, hola empezar de cero :)

Hola 19 años.

(aun no estoy de cumpleaños, es el 25 de octubre. Pero tenía ganas de escribir ahora.)







You Might Also Like

1 comentarios

  1. Ooh, ¡no había cachado que eras de Copiapó! Es tan raro pillar a alguien de acá en la blogósfera (? jaja estoy psicopatéandote el blog así que quizá esta entrada es ultra añeja, no sé jaja.
    Que mal que tu experiencia en Serena no haya sido lo que esperabas y que la soledad te haya pasado la cuenta, pero como dices, lo importante es que a pesar de todo aquella experiencia te enseñó harto. (:
    Besitos.

    ResponderEliminar

Like us on Facebook

Flickr Images